Comunicado de Prensa

COMUNICADO DE PRENSA

Para contribuir con nuestros programas, deposite su donativo a la cuenta 78120270201 (clabe 030180781202702014) de BanBajio a favor de Grupo Educativo Interdisciplinario en Sexualidad Humana y Atención a la Discapacidad A.C., llame al 1114 0540 o 6595 0531 para notificar el número consecutivo de depósito o envíe por correo electrónico su ficha.

Elegía Juan Luis Álvarez-Gayou

En el aniversario de su nacimiento

Ciudad de México, 8 de Abril de 2018
Fuente: María Isaura Prieto López

 

 

 

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.”

Sin duda, libertad… una de las máximas que estaban implícitas en tu pensamiento, mi Querido Juan Luis, y que en tú obra demostraste con creces que era lo que querías para ti y tu cofradía. Eterno enamorado de la vida y sus obsequios: el conocimiento, la gastronomía, la música, los elíxires espirituosos, la lectura, la reflexión y sin duda enamorado del amor, los amantes, los lazos que engendran el motivo en la construcción de tu destino.

La libertad ligada a la profundidad de los conceptos de la sexología forma parte de tu legado. Viviste sin ataduras, fuiste un visionario y pusiste a la educación de la sexualidad como el corazón de tus lides, combates y disputas en el día a día; ferviente luchador de tus creencias y permanente apóstol de tu obra climática, “El IMESEX”.

Como Líder sacudiste permanentemente a la Institución, reuniste y formaste talentos, impulsaste cursos, proyectos, investigación; ensamblaste tareas y les diste una mayor profundidad, alentaste el grado del curso de Sexología, y hasta tus últimos días buscaste dejar a una Institución apreciada por su calidad y excelencia.

Como Maestro te esmeraste en transmitir conocimiento científico, cuidaste que la formación fuera integral, desvaneciste mitos atávicos que ensombrecen al género humano, esclareciste conceptos para impulsarnos a ser reflexivos y aspirar a ser mejores personas, imaginaste fantasías que se fueron transformando en conceptos, ideas y principios, y con la locura ideaste métodos y técnicas para la mejor comprensión una misma, del entorno y del ámbito al que pretendemos incidir.

TROAS y más adelante TACCOS…, recuerdo tus palabras ante la demanda de los alumnos: ¿Qué tipo de taller es? ¿Por qué de inmersión total? ¿En qué consisten? ¿Es cierto qué…? Y tú, con voz pausada y tranquila: Imagínense un buffet, va estar la mesa puesta y van a poder elegir lo que cada quien desee… ningún facilitador te va a pedir algo, que él mismo no hiciera, la invitación está ahí… experiencias de crecimiento y de vida, sacudida, reflexión, revisión de comportamientos y actitudes de nuestra propia sexualidad. Experiencia amorosamente compartida alumnos y facilitadores bajo los principios de respeto y de amor… tú a mí me importas… y logramos seguir hacia un camino de mejora evolutiva, como alumna, y más adelante como varios de los que estamos aquí, como colegas, amigos e incluso familia… imaginamos y generamos situaciones que nos movían de nuestro ámbito de comodidad y seguridad, motivamos la reflexión y colaboramos para que otros salieran de un letargo de años, para descubrir recursos insospechados, creativos, imaginativos con salidas y soluciones, otrora inimaginables, a planteamientos universales de vida.

Son indelebles esos momentos compartidos, que después de las tempestades anímicas, las conversaciones intensas, los momentos para compartir el alimento, esos manjares que emergían de ese chef escondido y que complacía a sus comensales, con recetas del viejo y del nuevo mundo, y además nos obsequiabas el regalo de escucharte, acompañados de una copita de tequila, las discusiones apasionadas eran las cerezas del pastel que ponían una reflexión más a la experiencia diaria.

Tu calor, tu pasión, tus enseñanzas, tu compromiso, es y seguirá siendo una fuente de inspiración. Querido Juan Luis adaptaremos tu poliamor, como un bufet, con el sello de cada quien, gracias por darnos tanto y por dejar tu huella, espero verte en algún momento, aunque sea en sueños.

Mayores informes sobre esta nota y solicitudes de entrevistas o reportajes:
geishad@geishad.org.mx
rpublicas@geishad.org.mx